Y si la vida

 

Es menester desear una vida hecha de verdad, iluminada.

Lo absoluto no existe.

La plenitud del alma tiene por defecto

algunas farolas apagadas.

Respira. Respira a la luz. Respira en la sombra.

Despierta, busca las farolas encendidas.

En la oscuridad no te detengas, ni en las pesadillas.

Camina cabizalto, a los cabizbajos óbvialos,

pues están y por defecto, estarán.

Acaricia tu propio corazón, que

las asperezas de otras manos no llevan tu nombre

ni sienten el amor de tu alma.

Sufre a solas las miserias que ocultan tus adentros,

pues tuyas son y quizás no estén hechas de verdades.

Y siempre, resucita, hasta que ya no puedas

porque no te deje la vida respirar.

Mientras tanto que el amor te acompañe.

Al miedo déjalo pegado a la suela de tus zapatos.

La vida puede estar escrita, o no. Tú eliges.

Atrévete.

IMG_4924.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s